ASERTIVIDAD-COMUNICACION-COACH-EJECUTIVO-COACHING EJECUTIVO-EMPRESA-CONSULTORIA-NEGOCIOS-BARBARA-GONZALEZ-LIDERAZGO

ASERTIVIDAD EN LA EMPRESA, LA IMPORTANCIA DE SABER COMUNICARSE.

Por Bárbara González 

Para muchos, el poder comunicarse y expresar sus sentimientos y opiniones de forma sincera, respetuosa y  directa no es tarea fácil. En ocasiones, las personas emiten opiniones y toman decisiones desde sus emociones, por lo que pueden dejarse llevar por palabras o hechos de forma impulsiva sin inteligencia emocional. Como parte fundamental para establecer relaciones afectivas o laborales sanas y saludables, es necesario entender a qué se refiere la palabra asertividad.

La asertividad está relacionada con habilidades necesarias que deben desarrollar los líderes de las empresas, sin importar el campo de acción de cada uno. Estas habilidades son el aplomo, la confianza en sí mismo, la autoestima, la verdad, la capacidad de ser imparcial, detectar  oportunidades, la justicia y  la responsabilidad, etc…

La asertividad, se interpreta como una forma de comunicar tus sentimientos y opiniones de forma clara, entendible, respetando y valorando tus opiniones y sentimientos sin llegar a ser ofensivo ante los demás.  En otras palabras, hacer valer tus emocione y puntos de vista sin llegar a pisotear las opiniones y creencias de tus semejantes. Es hacernos valer y respetar, diciendo lo que uno piensa sin miedo y desde una comunicación respetuosa. El gran enemigo de la asertividad es el miedo. Desde el miedo se establece una comunicación agresiva, y es cuando se opta por atacar verbalmente sin respetar al otro. Pero también es desde el miedo desde donde tiene lugar la comunicación pasiva por temor al conflicto. Y el miedo hace reaccionar. Responder es muy diferente a reaccionar.  Cuando respondes, puedes elegir si quieres hacerlo asertivamente, utilizando el arte de expresarte teniendo en cuenta los demás.

En el mundo laboral EL 10% DE LOS CONFLICTOS se deben a una diferencia de opinión; el 90%, a un tono de voz equivocado.

Está demostrado que practicar la asertividad ayuda a mejorar las relaciones profesionales en la empresa además de aumentar el rendimiento.

Estrategias para ser asertivo

  1. Mirar a los ojos, demostrando interés.
  2. Ser consciente de nuestras emociones antes de una conversación.
  3. Utilizar frases en primera persona. Es decir, hablar desde uno mismo sin verter la culpa en el otro. En lugar de decir: “Estás equivocado” decir: “Discrepo en eso”.
  4. Cuidar el lenguaje corporal y los gestos.
  5.  Criticar las acciones y no las personas. Hacer una critica constructiva sobre un hecho concreto, no sobre la persona, es decir evaluamos el hacer, no su SER.
  6. Hablar con un tono de voz respetuoso y adecuado.

Aunque parezca sencillo, el lograr implementar y mantener este esquema de comunicación con colaboradores o compañeros no siempre resulta fácil. Es por esta razón, que la asertividad se encuentra directamente relacionada con la autoestima y seguridad en ti mismo.

Claves para ser más asertivo

Al comenzar a aplicar la asertividad, debes conocer ciertas claves para ser más asertivo. Lo primero que se debe aceptar es que las personas que están a tu alrededor no tienen el poder de adivinar lo que quieres, o de leer tu mente para saber tus deseos, debes aprender a comunicarte. Desde allí, parte entonces la clave de la comunicación asertiva que se basa en expresar de forma clara, directa y muy respetuosa tus deseos y necesidades.

Otra de las claves para ser asertivo y tener mejores relaciones se basa en tener muy claro lo que quieres o el objetivo que deseas alcanzar. De esta manera, no podrás desviarte de lo que deseas y la otra persona tendrá claro cuál es el objetivo de tu petición.  De forma clara, concreta, y respetuosa comunícate sin dejarte llevar por emociones como las que se pueden presentar en una discusión.

Siempre debes hacer referencia a los hechos, tratando en lo posible de no emitir o manifestar tus juicios.

Una mirada sin juicio, nos hace comprender y entender mejor a las personas que nos rodean y las circunstancias.

Habla y exprésate desde ti, desde lo que sientes y tus emociones, sin echar la culpa al otro, de esta manera generaras más empatía con los demás y tendrás más probabilidades de éxito en tus comunicaciones.

Si tratas a los demás como te gustaría ser tratado, pocos valores más serían necesarios.

Comments

Add A Comment