LAS CARACTERÍSTICAS DE UN LIDER

Por Bárbara González 

Un líder consciente conduce a la empresa a otro nivel, potenciando las buenas relaciones laborales y un incremento de la productividad.

“El liderazgo empieza con la conciencia de uno mismo, no puedes mejorar una debilidad o un fallo si no eres consciente de su existencia” 

Robin Sharma

 Cuando sabemos exactamente qué funciona y qué es lo que no está dando resultado, cuando somos conscientes de nuestras fortalezas y debilidades y no reaccionamos dejándonos llevar únicamente por las emociones, podemos tomar buenas decisiones y responder de manera asertiva. Un líder que desarrolla ese nivel de autoconciencia podrá conducir a su organización más lejos.

“Es imposible liderar a otros si no has aprendido a liderarte a ti mismo”

(Nelson Mandela)

Hoy en día en el mundo empresarial sobran jefes autoritarios y faltan líderes que son fuente de inspiración. La nueva realidad laboral necesita personas que sepan desarrollar el potencial y el talento de sus empleados.

Un líder. Conduce a los empleados a que dependan enteramente de su   capacidad para pensar por sí mismos y logren cumplir los objetivos.

Las compañías más progresistas están cambiando su funcionamiento interno, empezando por confiar en las personas a las que contratan. Simplemente procuran elegir a la gente adecuada. Es decir, profesionales con talento, comprometidos con el propósito de la compañía

Cuestionan su paradigma y su sistema de creencias. Están abiertos al cambio, atreviéndose a cuestionar las creencias con las que fueron condicionados por todo su entorno. Desarrollan un pensamiento propio que les permite tomar decisiones basadas en su intuición.

Conocen su sombra. Están comprometidos con su propio autoconocimiento, desarrollo personal y autoliderazgo para conocer sus debilidades, transformando sus debilidades en oportunidades.

Hacen lo que aman. Son entusiastas, tienen pasión y optimismo muy contagiosos. Disfrutan de lo que hacen.

Cuentan con visión y determinación. Un líder es visionario, y se adelanta a los cambios del mercado y la sociedad, los ve venir. Tienen muy claro hacia donde van y tienen sentido de dirección. Esto les permite dirigir a la compañía hacia un buen rumbo.

Trabajan su inteligencia emocional. Nadie nace con esto aprendido, pero un líder se preocupa por aprenderlo. Sabe gestionar sus emociones para no ser preso de ellas, sobre todo en el plano laboral. Saben relacionarse con empatía, ponerse en los zapatos del otro, hablan con respeto y son asertivos. Tratan a los equipos como necesitan ser tratados para que voluntariamente se comprometan a dar lo mejor de sí mismos sin necesidad de castigo.

Inspiran a través de su ejemplo. No esperan que las cosas cambien, ellos mismos son el cambio que quieren ver en la empresa.

Desarrollan el potencial de sus colaboradores. Invierten lo necesario para que sus equipos desplieguen todo el talento, la inteligencia y la creatividad que llevan dentro.

Las empresas dirigidas por líderes serán las que sobrevivirán a largo plazo, las que conseguirán atraer y retener el talento.

“El mundo entero se aparta cuando ve pasar a alguien que sabe hacia dónde va.”

(Antoine de Saint-Exupéry)

 

 

 

Add A Comment